BROWSING: Julio 2017

Carboneras

Valora este artículo
(0 votos)

 

UN VOLCÁN BAJO EL MAR

La riqueza de la zona es tal que hasta bajo el agua  permite disfrutar de vistas impresionantes. El cabo de Gata, Reserva de la  Biosfera, es una de las zonas favoritas de los buceadores gracias a las 12.000  hectáreas marítimas que albergan más de mil especies de flora y fauna, a la  calidez del agua, a la presencia casi constante del sol y a las múltiples ubicaciones  atractivas para sumergirse.

 

branquias

La práctica del submarinismo tiene algunas limitaciones debido a que es un espacio protegido. Por ello, el Club Buceadores de Madrid Bucea con uno de nuestros  centros de buceo colaboradores en la zona que, junto a los permisos, tienen todo el material necesario. Además, se conocen los lugares más interesantes

 

Los buceadores novatos como avanzados tienen muchas inmersiones para realizar en la costa de Carboneras.

Una de ellas acoge el motor de un bombardero  inglés de la II Guerra Mundial donde se refugian morenas y rascacios;

A 27 metros de profundidad, entre la cara más externa del Cráter de San Andrés y el gran azul, el motor de un bombardero ingles de la segunda guerra mundial nos espera con su figura fantasmagórica que se irá definiendo a medida que nos acercamos. 

Sus restos dan refugio a morenas y rascacios, sin olvidarnos de los invertebrados, encontrándonos numerosos nudibranquios, planarias, espirógrafos...

La inmersión no consiste solo en una bajada hasta los 27m, echar un vistazo y volver a subir, sino que recorreremos las paredes externas del cráter donde encontraremos una variopinta vida desde grandes gorgonias y anémonas hasta pequeñas ascidias, sin olvidarnos a los peces luna que frecuentan las inmediaciones del motor.

Por la cota de los 20 m, pulpos, congrios y morenas resultan un buen objetivo, dejando paso a los bancos de salpas y sargos que nos acompañaran en nuestra vuelta por cotas menos profundas.Al tratarse de una inmersión profunda, será la profundidad y el tiempo quienes nos marquen el tiempo de fondo máximo, y el aire de la botella el recorrido que seguiremos, por lo que resulta una inmersión muy variopinta con multitud de variantes.

 

poseidoniaLas más  conocida el cráter de San Andrés, permite bajar sus vertientes hasta los  20 metros disfrutando de sus paredes y varios arcos espectaculares.

Quizá sea la inmersión más bonita que tenemos, tanto por la abundancia de vida como la belleza de su orografía.

Sé trata de una montaña sumergida en la cara de poniente de la Isla de San Andrés, su parte menos profunda se encuentra a los 5 metros y desde ahí podemos bajar por sus vertientes hasta los 30 y en el centro, encontramos un gran agujero de unos 20 metros de diámetro, el famoso cráter.

La inmersión puede realizarse de multiples formas diferentes igual de atractivas, pero os explicaremos un poco la que cariñosamente llamamos "El Crater Clásico". 

Comienza en la cota de 5 metros, en la cima de la montaña, desde ahí nos dejamos caer descendiendo por el interior del cráter hasta llegar al fondo situado a unos 17 metros de profundidad. Podemos hacerlo contemplando la inmensidad de este agujero o bien recreándonos en las grietas de sus paredes llenas de vida, donde podemos encontrar desde meros, falsos abadejos, morenas, congrios y muriones hasta ermitaños, ofiuras y gambas limpiadoras entre otros.

Siguiendo las paredes interiores tapizadas de invertebrados, destacando los botones de oro y las clavelinas, llegamos a un gran arco por el que saldremos, no sin pararnos en sus grietas, donde los congrios y meros son los reyes. No os olvidéis de mirar hacia arriba, el techo del arco está lleno de invertebrados que muchas veces pasamos por alto y al azul, donde cruzan los rápidos peces luna y los bancos de barracudas.

Al salir nos encontramos una plazoleta de arena, si seguimos a la derecha del arco, llegaremos hasta la cota de 30m, pero esta vez iremos por la izquierda, muy atentos a la arena, donde no es raro ver golondrinas de mar.

carboneras 062

Siguiendo la orografía del terreno, llegaremos a la cota de 12 metros, donde nos encontraremos un sifón por el que ascenderemos hasta los 8 metros. Contemplad sus paredes, donde podemos encontrar espirógrafos, nudibránquios y hasta alguna pequeña gorgonia.

Ahora estamos en la otra cara del volcán, con la arena a mano derecha y la pared a la izquierda, seguiremos hasta un arco, próximo a unas cuevas donde los meros buscan cobijo.

Finalmente ascenderemos por una grieta plagada de vida, hasta los 5 metros, donde podremos hacer cómodamente la parada de seguridad antes de poner fin a la inmersión.

Profundidad máxima: 20 metros.

Tiempo de inmersión: 45- 50 minutos.

Recomendaciones: uso de linternadebido a la abundancia de cuevas y grietas.

 

 

 

About Author

Administrador

Donec pulvinar, ligula sed volutpat rutrum, risus purus ullamcorper massa, at tristique risus nisi quis est. Suspendisse pharetra sagittis leo eget tincidunt? Maecenas ut consequat massa

Sitio Web: www.smartaddons.com/
Más en esta categoría: Entrenamiento en Piscina »

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

  • Idioma
  • Español